FELICIDADES ...... ¡4 años en 180 Grados!

La geometría es una de las áreas más interesantes de las matemáticas y aunque no somos anticuarios en esa área del saber, si es bien sabido que el ángulo (medido en grados) como se vean las cosas puede repercutir en las decisiones que toma la gente. Un hecho que no es ocioso mencionar es que: quién y cómo se dicen y analizan los principales tema de debate nacional, tiene una incidencia que no puede ser tomada como baladí.

Hoy día 18 del presente mes se cumplirán cuatro (4) años del inicio de unos de los proyectos más ambiciosos – en sentido comunicacional – que haya conocido la provincia de Montecristi y toda la región. 180 Grados como fuente informativa, de análisis y de comentarios ha marcado un antes y un después en la forma de hacer comunicación. A continuación me gustaría relatar los inicios de este interesante proyecto televisivo y acotar algunas cualidades que distinguen este espacio hasta colocarlo en los lugares primarios del espectro comunicacional. 

Ante la inapetencia comunicativa que arropaba la región, en una primera etapa el indicado programa apostó en dos direcciones: en primer lugar ocupar lugares que nadie haya ocupado y en segundo orden convertirse en el sello distintivo de un canal de televisión que iniciaba apenas dos o tres semanas atrás. Para tal objetivo se estructuró un equipo de élite integrado por profesionales (Ramond González, Ambiorix Muños Sosa, Eddy Rojas y Abel Martínez) de diferentes áreas, pero con dotes comunicacionales excepcionales, lo que se configuró de forma automática con el apoyo y reconocimiento del público.  

A pesar de las preferencias partidarias de cada uno de los integrantes, los análisis, comentarios y escolios,  estuvieron siempre revestidos de objetividad y pulcritud por lo que los litorales que componen el público al que estábamos dirigidos acogió como bueno y válido el ideal televisivo. Como en todo plan debe existir quien lidere y guie el rumbo del mismo, no obstante lo que caracterizó al suscrito (Director y Productor del Programa 180 Grados Raymond González) fue la apertura gestora para escuchar sugerencias y cada día mejorar hasta el grado de llevar una comunicación del gusto más exquisito del público. 

Pasado el tiempo (3 años aproximadamente) decidimos entrar en una etapa de renovación. Señalando, por su puesto, que los miembros originales del equipo siempre serán 180 Grados pues los lazos de amistad que nos unen no existe manera de que se rompan. En esta nueva etapa se acrecentaron al equipo Eddy Vargas Almonte (aunque estuvo en el inicio del proyecto, en esta ocasión formalizó su participación de perfil continuo), los destacados Juristas y Políticos Rosa Valdez y Diógenes de la Rosa, el experto en asuntos del agro Arquímedes Medina, , Mi amada esposa Mixiel Ventura y Melvis Cabrera (con el segmento “El Pueblo Quiere saber”) y Pablo Ramos.

De forma esporádica hemos tenido la participación de expositores políticos y comunicacionales que merecen el respeto, cariño y admiración de todos. Entre estas figuras connotadas puedo citar al Profesor Roberto Perdomo y el Dr. Elbis Muños Sosa, los cuales cuenta con un estilo y talento único para emitir sus juicios y criterios. 

Tras bambalinas las cosas no han resultado fáciles, pues además de los gravámenes de estilos tanto en vestimenta como en producción de TV, debo mencionar que nuestros domicilios no son del lugar de donde se encuentra el canal Espiga TV (Villa Vásquez) por lo que el esfuerzo económico y en materia de tiempo que realiza el Producto Raymond, Eddy Vargas, Melvis, Mixiel, Diógenes…. no es ínfimo. Nuestro traslado diario tiene sus incidencias, pero nuestro motor esencial que a su vez es nuestra correa de transmisión es el amor por comunicar y llevar a la población informaciones veraces y acabadas.  

Para tal fin contamos con nuestro propio editor y camarógrafo (Luis Abat “Sthephen”), nuestra propia página web y una gran cantidad de detalles que establecen una marca característica de hacer televisión. Finalmente quiero agradecer, de todo corazón, a todos los que han apuntalado este programa esencialmente a los patrocinadores leales, y que confían su publicidad con nosotros; con sus comentarios, sugerencias y consejos, los cuales son acogidos con beneplácito, pues son una prueba fehaciente de que creen en nosotros. Mi amada esposa, dando fiel cumplimiento a los cánones Bíblicos se ha convertido en la ayuda idónea que yo necesitaba, además de convertirse dentro del marco femenino en una de las mejores comunicadoras que exhibe la región.