Señora teme por su vida y dice no recibió apoyo que esperaba de la justicia de Montecristi.

Por: Manuel Alvarez
En busca de solución a su problema la señora Irene Báez, visitó el palacio de justicia de esta localidad de San Fernando provincia Montecristi para denuncia que su pareja sentimental la agredía constantemente, la echaba a la calle y hasta en ocasiones la amenazaba con quitarle la vida.

Pero según narra la señora recibió allí la peor de las respuestas que se le puede dar a un ciudadano que va en busca de ayuda,  y es que su situación no podía resolverse ya que ella no presentaba ninguna agresión física por consiguiente solo se procedió a ponerle orden de alejamiento.

La orden de alejamiento es una pena privativa de derechos regulada en el artículo 48 del Código Penal. Jurídicamente la orden de alejamiento se configura como la pena de “prohibición de aproximación o comunicación con la víctima o aquellos de sus familiares que determine el juez”.


La señora Irene Báez dijo que teme por su vida, ya que no se le pudo brindar la protección que necesita y a la vez recordó la cantidad de feminicidios que se viven a diario en el país