En Montecristi arrestan e investigan varios miembros del Ejército de la República por supuestamente cobrar alrededor de 200 mil pesos para dar privilegios a un recluso

Por Santos Vásquez

Montecristi, R.D.-La Comandancia General del Ejército de la República Dominicana, en Santo Domingo, arrestó e investiga varios oficiales de rangos superiores de esa institución que prestaban servicios en la décima quinta compañía ubicada en la Fortaleza San Fernando, en esta localidad.

Según informó una fuente militar que solicitó reserva de su nombre por temor  ser    sancionado que    entre los compañeros de armas del ERD, que fueron arrestados  figuran dos capitanes, dos coroneles, un mayor entre otros rangos inferiores los cuales están siendo investigados en torno a alrededor de  200 mil   pesos  que supuestamente habría pagado el recluso Wascar de Jesús Pérez Vargas, acusado de matar un hombre en el distrito municipal de Hatillo, perteneciente a la provincia de Montecristi, de acuerdo a la fuente militar.

El preso  Wascar de Jesús, pago el dinero para que lo enviarán a la cárcel de veteranos entiéndase donde guardan prisión ex policías y militares acusados  de algún tipo de ilícito penal, además para que en su habitación se le permitiera instalar un aire acondicionado, televisor, equipo  de música entre otros privilegios.

Trascendió que una comisión de alto rangos superiores desde la Comandancia General del Ejército de la República, en Santo Domingo,   se trasladó a la Fortaleza San Fernando, de Montecristi, y ciertamente pudo comprobar los privilegios del citado recluso y otros que han pagado altas sumas de dinero para obtener beneficio que no están contemplados en el reglamento carcelario.

Se supo que el arresto y la investigación a los miembros del Ejército, se produjo luego que Niurka González, encargada de la cárcel pública San Fernando, en Montecristi, enviara un informe de la situación a la Dirección General de Prisiones, en Santo Domingo, porque alegadamente los militares tomaron esa decisión sin su conocimiento.

La fuente militar que ofreció la información al periodista que redactó esta noticia no quiso dar los nombres, apellidos ni apodos, de los militares arrestados e investigados en torno a este caso.