CARNAVAL MONTECRISTEÑO: Un legado Cultural que se pierde en el tiempo

José Datt, coreógrafo y folclorista Montecristeño.


Por.- Adam Miguel Almonte

Montecristi, Republica Dominicana.- El carnaval Montecristeño es reconocido internacionalmente por su vistoso colorido  de  comparsas, personajes como el Roba Gallinas, el Oso Nicolás y sus legendarios enfrentamientos entre “Toros y  Civiles”, los cuales tienen una connotación históricamente simbólica de lucha y libertad,  y que en su conjunto, le otorgan el título de uno de los carnavales más aguerridos, legendarios y divertidos del caribe y el mundo. 

Nuestro carnaval representa un legado histórico enriquecido por la creatividad, vocación y entrega  de personas como el fenecido maestro Pinto Santo, reconocido por muchos como actor de primer orden por sus importantes aportes al carnaval, así como también  de nuestro extinto  José Datt, coreógrafo y folclorista autodidacta, el cual con sus comparsas de originales vestuarios y coreografías llevó a su máxima expresión  lo mejor de lo nuestro. 

Recuerdo con anhelo aquellos hermosos desfiles,  compuestos de personajes, carrozas, comparsas y hasta caballos de paso finos donde participaban grupos folclóricos de toda la línea noroeste y diferentes partes del país, un espectáculo sin igual que alegraba las calles de nuestro pueblo y nos recordaban que estábamos en carnaval, pero que lamentablemente ha ido perdiendo su esencia y desapareciendo.   

Hoy día nuestro Carnaval  pide a gritos  ideas nuevas,  creativas e innovadoras que lo hagan  más atractivo para los visitantes, pero sin dejar lado aquellos encantos que lo hicieron grande alguna vez.

Es lamentable ver como cada año lo mejor de nuestro talento, caracterizado de grupos folclóricos y comparsas reconocidas nacionalmente  deben irse a brindar colorido a otros carnavales del país, esto por la falta de respaldo de diferentes sectores de Montecristi.


Montecristi amerita un rescate urgente de tan  importante legado cultural, rescate que debe ir de la mano con la unidad y organización de los diferentes sectores que convergen en el mismo, dejando de lado el “necio protagonismo”  y poniendo por encima de todo, los mejores intereses colectivos.

Hoy a 11 días del inicio del carnaval, estamos sumamente confiados en que los “organizadores” llevan los preparativos sumamente avanzados, producto de la organización y programación de todo un año, por lo que esperamos con optimismo que este año “será mejor”.