La mujer de Guaidó: "Falta muy poquito para que Venezuela sea libre "

CARACAS.- Fabiana Rosales, la mujer de Guaidó, asegura que no tiene miedo. La activista política dijo que solo resta convencer a los militares

Su marido la sigue llamando Chiqui, pero Fabiana Rosales es la nueva primera dama (encargada) del país. Enseguida puntualiza: "Nada que ver con la primera combatiente revolucionaria", como se autodenomina Cilia Flores, la mujer de Nicolás Maduro .

Con solo 26 años, esta periodista, activista política de Voluntad Popular e influencer en las redes sociales ha vivido en carne propia la "suprema felicidad" de la revolución. Su padre murió en 2013 tras sufrir un infarto que no pudo ser tratado en el hospital por falta de insumos. 

Su hija Miranda nació en 2017, en los días de las protestas, cuando cayó asesinado en las calles de Caracas Miguel Castillo, amigo de la pareja y sobrino de su médico. 


La policía política torturó el año pasado a otro amigo, Juan Requesens. Otros, compañeros de la lucha estudiantil, están exiliados o presos. Rosales vive en una "clandestinidad a la criolla" parecida a la de su marido, con máxima seguridad y jugando al despiste de los órganos revolucionarios, pero sin eludir unas responsabilidades que ya asumió con templanza y firmeza. 

Y lo hace desde un lugar privilegiado: la primera fila de la historia. Desde ella, confirma la serenidad de su marido, que tanto ha sorprendido al país: "Juan es como se lo ve en la calle, jamás ha gritado en casa, nunca lo he visto perder los cabales". Toda una virtud en el país de los gritos.

@lanación