“Destruyen” puntos de droga en Baní

Golpes contundentes a 18 puntos de venta de droga, entre estos seis reducidos a polvo y trozos de metales retorcidos, y arrestos e identificación de fugitivos que aterrados por una tenaz persecución han abandonado la zona, son parte de los resultados alcanzados por un mando unificado aquí durante la ejecución de una campaña en marcha para desarticular grupos y negocios de estupefacientes en la provincia Peravia.


En un mensaje del general Eduardo Alberto Then, director de la Regional Central de la Policía, ante jóvenes oficiales al frente de departamentos policiales, por primera vez unificados con la agencia antidrogas local y el ministerio público para erradicar los negocios de venta de droga y capturar a dueños y sus secuaces, este oficial fue claro y cortante: “Los vamos a atrapar, destruiremos todos sus puntos, y acabarán en manos de la justicia”.

Seguido, los animó a todos con una breve evaluación de resultados: “Ya están huyendo como gallinas.”.


Y mientras se dirigía al equipo, en su pequeño despacho en la sede de la Fortaleza Máximo Gómez, donde ha decidido vivir, el senador Wilton Guerrero escuchaba atento sus palabras, igual que el presidente de Alianza Banileja, José Miguel Germán.


El general Then asegura que “todos los puntos de droga están vacíos”. El uso de retroexcavadoras jamás se había usado para estos fines, algo que resulta una innovación en la lucha contra ese flagelo en el país.


“Han huido, parece que son gallinas”, dijo Then. “Ellos dijeron que eran las autoridades aquí, de Baní, y no es verdad; las autoridades somos nosotros y los estamos enfrentando con responsabilidad”, agregó en una nota publicada por el periódico Listín Diario.


Como muestra del trabajo y la presión puesta, el general Then mencionó la reducción a cero de los puntos de droga de sujetos identificados por los alias Buche, El papa, Eikita, Llaverito, Ángelo, El Canalla, Albertón y Alex, y el asedio constante a lugares de venta en Nizao, Pizarrete, Matanza y Villa Fundación. La unificación de estos entes de operaciones de policía, la DNCD y el ministerio público, ha sido, según el oficial, un asunto clave. “Cuando hay unificación de personal se debe ir en una misma dirección, y así será; esa es la instrucción de nuestros superiores”, advirtió. “En Baní no habrá espacio para estos individuos, porque estaremos alertas y atentos a ellos, con la firme determinación de combatirlos y acabar con sus operaciones de droga que tanto daño han hecho a esta sociedad”, agregó el alto rango policial.


Al general Then, recién designado en el cargo, le ha tocado encarar el mayor auge de las drogas aquí, favorecido por el contubernio de policías y agentes de la DNCD, cuyas células corruptas ya fueron, según el senador Guerrero, limpiadas de esos departamentos, aunque el legislador advierte de que aún falta sanear al ministerio público, donde ha habido vínculos con narcos para favorecerlos a través de la manipulación de expedientes que caen al llegar ante los jueces. La campaña contra las drogas ha merecido el nombre del asesinado coronel Daniel Ramos Álvarez, cuya memoria será honrada la tarde de este miércoles, en un acto en la sede de la Policía.


El equipo de oficiales que acompaña al general Then en esta campaña está compuesto por los coroneles Laureano Tejeda, de la Dicrim, y Francisco de los Santos Mora, de la Dicam, y los mayores Jesús M. Collado, jefe de Operaciones del Dicrim; Hilbert Dechamps Guerrero, encargado de operaciones de la Dicam, y Richard Salvador de los Santos, encargado de operaciones de la DNCD.