La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN ) aclaró este lunes que el color amarillo- marrón que presenta el agua en esta ciudad no es turbiedad ni agua de cloaca, como se rumoraba en redes sociales. 
A través de un comunicado publicado en sus  redes sociales, la entidad sostuvo que “al llenarse tan rápido las presas Tavera-Bao por las últimas lluvias caídas se removió del fondo un sedimento orgánico con una alta concentración de 2 metales disueltos: Hierro y Manganeso”.  

Agrega que “como en nuestras plantas de tratamientos le aplicamos una dosis alta de cloro al agua que recibimos para mantener la calidad bacteriológica de la misma, ese cloro oxida esos metales y ese es el color que se aprecia. No es para nada tóxico”. 
Coraasan señaló que la solución para disminuir ese color es reduciendo la aplicación de cloro, “lo cual no consideramos prudente en este momento que estamos viviendo”. 
“Ya la concentración de esos metales ha ido disminuyendo, porque le está entrando agua nueva a las presas, por lo que en los próximos días desaparecerá ese efecto” concluyó la entidad. 
Share To:

Lucero regalado

Post A Comment: