Ramfis Trujillo

Por Daygorod Fabián Sánchez
El Autor es Educador y Comunicador Social de Villa Vásquez 

Hace algunos meses aludí, en esta misma columna que de continuar el accionar del sistema de partidos dominicanos, sumergidos en el descrédito más profundo de nuestra historia política, las condiciones serían las ideales para que surja un outsider. En tal sentido recuerdo haber definido a este personaje como un novato, en términos políticos, que ante su primer o segundo intento de apoderarse de las más altas instancias de poder logra su cometido. Para este propósito, con respecto de sus rivales más experimentados y tradicionalistas, este fenómeno solo necesita la adhesión de las masas.

El oficialismo - es obvio - está enfrascado en disputas internas y focos de sus propios vicios, que tienen como único fin la preservación del poder de la facción reinante.

Los principales males que afectan a la ciudadanía desde hace décadas continúan latentes, pero hay uno peor, y es la avalancha de haitianos ilegales que cruzan la frontera diariamente, ante la mirada indiferente de las autoridades.

En ese sentido existen litorales que han tocado el tema, pero sólo alguien lo ha hecho con la rigurosidad de lugar y el nivel de carisma que se requiere para el preste de atención de los que pueden ejercer el sufragio: Ramfis Trujillo.

En países de nuestro espectro se han dado las condiciones, para el surgimiento de nuevos actores partidocráticos. Con diferentes temas en sus banderas de discursos, pero con un elemento en común: el desencanto de las masas en los partidos tradicionales y sus actores. Me gustaría recordar algunos párrafos que escribí donde traté este tema anteriormente.

“Tenemos ejemplos cercanos, en Perú por ejemplo. Alejandro Toledo se presentó como Candidato de la agrupación Perú Posible en el año 1995, y aunque no alcanzó la victoria este se esmeró para un segundo intento en el año 2000 contra el entonces Presidente Fujimori”

El afán por salir de Fujimori – a pesar de que el Dictador renunció del poder y se autoexilió – fueron los motivos suficientes para que Toledo derrotara, con Perú Posible, al Aprista Peruano, encabezado con Alan García en una segunda vuelta.  Estas elecciones, recordemos fueron convocadas por el Presidente Transitorio  Valentín Paniagua Corazao, quien era a la hora de la renuncia de Fujimori, Presidente de la Cámara de Senado.

¿Cuáles fueron los resultados? Un Perú convulsionado, más corrupción y los problemas sociales agudizados al extremo. Otro ejemplo de carácter cercano es Venezuela. Chávez, presentado como candidato por la agrupación MVR (Movimiento Quinta República) y apoyado por otros movimientos como MAS (Movimiento al Socialismo), entre otros logra la presidencia ante unos candidatos del status quo.

Estos candidatos, denominados más de lo mismo, fueron  Luis Alfaro Ucero, por AC (Acción Democrática), que no alcanzó el 2% de los votos, Irene Sáez Conde, por COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente) y  Henrique Salas Römer, por Primero Justicia y Proyecto Venezuela.

…Elemento primordial

Un elemento que también ha primado es el pensamiento macondiano de que el statu quo se mantendrá (en este caso) en el bipartidismo PLD-PRM.

Durante mucho tiempo se continua la creencia de que las estructuras políticas (clientelares) solo están ubicadas en los litorales del oficialismo peledeista y la facción opositora del PRM.

Esa subestimación puede ser el factor determinante en un proceso competitivo electoral en el año 2020. La gran campaña y apoyo mediático, especialmente a través de Facebook y Twitter, que tiene el señor Trujillo (nieto) me parece no ha sido considerado como serio por los actores tradicionales.


Los tiempos han cambiado y la capacidad de análisis de la población, hasta del más simple ciudadano, se ha incrementado. De manera que subestimar una persona que genera tendencias (a favor y en contra) es un grave error que puede costar el poder o el posicionamiento ante la población.