Mayo les entró con una amplia sonrisa

Marcell Ozuna, Carlos y Domingo Santana comenzaron muy bien la temporada de GL, a diferencia de 2018
Mayo les entró con una amplia sonrisa de esquina a esquina a varios peloteros dominicanos que evitaron repetir malos comienzos de campaña en las Grandes Ligas.
Marcell Ozuna es uno de ellos. Tras un 2017 en el que fue al Juego de Estrellas y obtuvo reconocimientos de peso con los Marlins de Miami, el patrullero tuvo una primera estación para el olvido con los Cardenales de San Luis, que lo obtuvieron vía cambio.
Apenas dio dos jonrones en abril de la pasada temporada con 17 remolcadas, un promedio de bateo de .250 y un pobre porcentaje de embasarse de .268. Se dio 27 ponches y apenas recibió tres bases por bolas. En general, quedó a deber con San Luis. Este 2019 ha sido muy diferente. Si bien es cierto que batea para .260, lleva 10 cuadrangulares, todos en el pasado mes, con 28 remolcadas y un porcentaje de embasarse de .351 sin incluir la jornada de anoche. Compila 25 ponches, pero ha tomado 13 bases por bolas. Se encuentra entre los líderes en vuelacercas y empujadas de la Liga Nacional. Su escuadra encabeza la División Central del conocido circuito.
Otro que se inscribe en este grupo es Domingo Santana, de los Marineros, quien arrancó como una tromba y es el líder en impulsadas de la Liga Americana con 30. El patrullero, que se ganó un puesto con Seattle en el entrenamiento, batea para .292 con seis tetrabases. Lleva 28 imparables para estar dentro de los mejores en ese encasillado.
La pasada temporada, con Milwaukee, estuvo mal en los primeros meses. Entre marzo y abril tuvo un promedio al bate de .237 sin cuadrangulares y seis impulsadas en 93 turnos consumidos en 28 partidos de los cuales fue titular en 24. En mayo se recuperó un poco, pero en junio se desplomó al batear para .167 sin jonrones y los Cerveceros lo mandaron a las menores y regresó al equipo grande en septiembre.
Un caso especial
Carlos Santana es otro que dejó atrás inicios para el olvido en estaciones anteriores. Por ejemplo, en 2016 bateó para .240 entre marzo y abril con tres jonrones y 11 remolcadas para los Indios. En 2017, con el mismo Cleveland, bajó a .224 en el mismo período con dos cuadrangulares y 16 impulsadas.
En 2018, con los Filis, escuadra a la que llegó tras pactar por tres años y 60 millones de dólares, bateó para un pobre .153 con dos batazos de cuatro esquinas y 11 producidas. Sin dudas que en las últimas tres contiendas no había comenzado con buen pie.
Tras ser cambiado a los Marineros y luego a los Indios en la pasada temporada muerta, Santana se concentró en arrancar a todo tren y así lo ha logrado. Entre marzo y abril de la actual contienda bateó para .316 con tres jonrones y 16 empujadas. Su porcentaje de embasarse está en .430.
El período marzo/abril fue también bueno para el hoy lesionado Fernando Tatis III, quien pegó seis cuadrangulares y bateó .300 con los Padres.
El novató sacudió 30 imparables en 100 turnos. Aún en lista de incapacitados, encabeza al equipo en promedio, hits y porcentaje de embasarse (.360).
Su compañero y también dominicano, Franmil Reyes, es el mejor en cuadrangulares con ocho.
Frankie Montás, de Oakland, lleva foja de 4-2 con un promedio de carreras limpias de 2.97, líder del club.