¿REPÚBLICA DOMINICANA EN MEDIO DE UNA GUERRA COMERCIAL ENTRE CHINA Y ESTADOS UNIDOS?


Por.- Adam Almonte
Montecristi, R. D.- Al momento de escuchar las declaraciones del gobierno dominicano acerca del establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China y por ende la ruptura de las mismas con “Taiwán”, no supe si alegrarme por tener con nosotros un gran aliado, una potencia económica y comercial como China o si por el contrario sentir pena y vergüenza por dejar atrás un país aliado que ha cooperado durante más de 6 décadas con nuestro país en diferentes tipos de programas que buscan el desarrollo y sostenibilidad de nuestra nación.


A propósito de la noticia  las reacciones no se hicieron esperar, ha sido notoria la gran cantidad de publicaciones en las redes sociales al respecto, así como también en los distintos periódicos de renombre internacional donde se destaca la emblemática foto de nuestro Canciller Miguel Vargas Maldonado de la mano con su homólogo Chino Wang Yi.

Veía y analizaba las declaraciones de diferentes figuras norteamericanas, entre ellos el congresista Marco Rubio, el cual coincidía con las declaraciones del gobierno norteamericano de que esta acción es un peligro para la estabilidad regional. Por otro lado el gobierno Taiwanés ha afirmado que esta decisión responde a ofertas de incentivos económicos hechos por China a nuestro país por un monto que según ellos asciende a los “tres mil millones de dólares”.


Al igual que yo, sé que muchas personas estarán cuestionando lo mismo el ¿Por qué?, y es precisamente eso lo que intento responder. No pensaría que esta decisión de un pequeño país insular en vía de desarrollo generaría tantas controversias a nivel internacional, porque, ¿Qué tan importante puede ser Republica Dominicana para estas dos grandes potencias?

En medio de tantas reacciones fue entonces que recordé que recientemente el gobierno de Trump había dado grandes pasos en la búsqueda de un aumento de aranceles a más 1300 productos chinos, alegando un supuesto déficit comercial. Luego analicé que en el año 2007 entró en vigencia en nuestro país lo que  se conoce como el DR-CAFTA o Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos, el cual busca eliminar obstáculos al comercio entre los países signatarios con la potencia Norteamericana.

Analizando esto fui atando cabos y entendiendo que nuestro país goza de grandes ventajas, como lo son, una gran estabilidad macro económica, mano de obra barata, una ubicación geográfica privilegiada y grandes herramientas legales y comerciales como el “DR-CAFTA”, entre otros. Es por ello que para China es una gran oportunidad invertir capital en el país, de este modo establecer empresas que gracias a nuestras leyes serán “Dominicanas” de capital chino y por ende su producto será de “origen dominicano”.  Por lo que me pregunto, ¿Existe la posibilidad de que China pueda exportar “sus productos” hacia los Estados Unidos desde República Dominicana y así evitar esos molestos aranceles que pretende establecer la administración Trump? ¿Una jugada maestra?

Viéndolo desde este punto de vista, no es para menos la reacción del gobierno Norteamericano. De ser cierta nuestra teoría, obviamente los beneficios para nuestro país serian enormes, tendríamos capital fresco para nuestra economía, con más empresas, mayores fuentes de empleo y grandes exportaciones. Siempre y cuando manejemos de la mejor manera posible nuestra relación con el “Gigante del Norte”, el cual también tiene los juegos bastantes pesados.