EN MONTECRISTI: EDUCACIÓN PROMUEVE LA COLOCACIÓN DE “POLICÍAS ACOSTADOS” FRENTE A LAS ESCUELAS.



Por.- Adam Almonte

Montecristi, RD.- Es bien conocido por todos,  la realidad que se vive en nuestro país con relación a la alta tasa de accidentes de tránsitos, productos en su mayoría de la imprudencia de los conductores. Esta realidad ha generado pánico y  desesperación en la población, la cual se ha visto en la obligación de buscar alternativas para combatir esta situación, siendo la principal de estas la construcción de los denominados “Policías Acostados”,  los cuales se han proliferado por todo el país, convirtiéndose básicamente en una epidemia.  

La construcción de estas soluciones también han sido promovidas por los diferentes planteles escolares en la ciudad de San Fernando de Montecristi, el ultimo centro en adoptar esta decisión ha sido el Politécnico Olga Modesta Martínez, precedido antes por el Centro Educativo San José, donde producto de la instalación de estos “reductores de velocidad” ha quedado prácticamente nulo el tránsito en la Calle José Antonio Salcedo, ya que nadie se atreve a pasar por ahí en ningún medio de transporte, imagínense ustedes por qué.  

Obviamente es un deseo noble querer salvaguardar la vida y la integridad física de los demás y eso lo aplaudimos, ahora bien, existe una problemática radicada en el hecho, de que a la hora de proceder a la construcción de estos odioso muros, no se toma en consideración ningún parámetro de “TAMAÑO” ni de “FORMA”, ni la utilización de materiales indicados y mucho menos una señalización a distancia que le indique peligro al conductor, agregando esta “solución” un peligro más al tránsito vehicular del país.

Este ha sido un tema que ha generado opiniones divididas, por ejemplo, el ciudadano Benjamin Caba, expresó a través de las redes sociales sentirse impotente por la situación y llamó a las autoridades a “No combatir un peligro circunstancial con un peligro permanente”.

Otros han afirmado que en el caso de las escuelas de la ciudad (Que no se encuentran en autopistas) el mayor peligro de los estudiantes son los mismos estudiantes, aquellos que acuden a las escuelas en motocicletas y tanto a la entrada  como a  la salida cometen todos los tipos de imprudencia para llamar la atención.

Algunos han expresado estar  convencidos de  que la escuela esta llamada a fomentar los valores en el sentido amplio de la palabra, por lo cual les resulta irónico,  que luego de que un alumno permanezca 8 horas en un plantel recibiendo el pan de la enseñanza, la misma escuela sin ser su intención, deje claro  el mensaje de que no está logrando su rol de formación y concientización,  adoptando alternativas rusticas, que sacrifican  toda la comunidad durante 158 horas a la semana (Esto si restamos las 10 horas en las cuales los muros cumplen la supuesta función) en un pueblo que carece de calles en condiciones dignas para transitar.

De mi parte, concluyo diciendo, que lo ideal es que toda la población en sentido general y las  instituciones del Estado, analicen bien la situación y busquen otros tipos de alternativas más saludables de las muchas existentes, a veces la desesperación nos lleva a la aplicación de soluciones que traen consigo mayores problemas del cual pretendemos solucionar.