“Vamos a solicitar una revisión del DR-Cafta, ya el Presidente lo autorizó”

A siete meses de su nombramiento como ministro de Agricultura, Osmar Benítez asegura que ha creado mecanismos para proteger y mejorar la producción nacional, y uno de esos temas está relacionado con el acuerdo que rige el comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos: el DR-Cafta.
El convenio de libre comercio ha sido objeto de preocupaciones entre algunos de los sectores productivos más sensibles que en pocos meses tendrán que liberalizar aranceles en el marco del tratado. Pero Benítez asegura que el Presidente Danilo Medina ya autorizó y creó una comisión que ha mantenido contactos con las autoridades de Estados Unidos buscando la revisión del acuerdo.
“Vamos a solicitar una revisión del DR-Cafta. ¿Por qué? Porque los miembros del acuerdo, incluyendo a Estados Unidos, se comprometieron a reducir los subsidios y hemos visto que no lo han hecho. Estamos tratando de llegar a un acuerdo. Queremos que esa revisión permita mantener la protección de los programas sensibles, mientras tú me mantengas la protección allá. Eso ya el Presidente lo autorizó”, dijo el titular de la cartera de Agricultura en Diálogo Libre.
Agregó que se está cumpliendo el procedimiento para ello que inicia con un diálogo, sigue con la concertación y luego con los acuerdos. “La actitud que hemos visto de las autoridades norteamericanas ha sido muy conciliadora y dispuestos a escucharnos”, explicó.
Pero Estados Unidos no es el único mercado sobre el cual República Dominicana tiene la mira puesta. Luego de que el gobierno entablara relaciones diplomáticas con China, las autoridades han estado definiendo los mecanismos para atender ese mercado. El ministro de Agricultura señaló que hay productos, como el cacao, el tabaco, los cigarros, la yuca y su almidón, así como las piñas, que son apreciados en la nación asiática y ya están siendo despachados a ese país. “El único desafío es la logística, la distancia”, indicó.
En tal sentido, destacó que hay conversaciones para hacer un transbordo de mercancías en Panamá con destino final a China, de manera de reducir el tiempo de envío de las mercancías de 25 días a apenas 15 días como máximo. Pero también para que República Dominicana tenga oportunidad de que las exportaciones a China puedan incluir productos perecederos, como aguacates y mangos, entre otros.
En general, el ministro de Agricultura tiene una meta precisa: que el monto de las exportaciones agropecuarias se duplique “de aquí a cinco años”. Recordó que actualmente los envíos representan unos US$2,000 millones. Se definió una lista de 30 productos cuya demanda internacional ha crecido exponencialmente.
Aunque para lograrlo, Benítez detalló que es necesario avanzar en la sanidad agropecuaria porque “yo no hago nada con ponerme a sembrar algo y que llegue una plaga y me lo coma todo. Estamos dando un énfasis fundamental en eso”. Por ello, reforzarán la seguridad en los puertos y aeropuertos e incautarán todos los productos de origen animal o vegetal que no sean declarados en las aduanas. “Para que lo sepan. A mí que no me esté llamando ningún ministro porque un hijo o un sobrino, un general, porque no acepto llamadas de nadie si se violó la ley”, zanjó.
El ministro de Agricultura dijo que los otros dos ejes de la política del sector incluyen la asistencia técnica acompañada de la financiera desde el sector público, así como la protección de la producción agropecuaria para garantizar la alimentación de la población a través del apoyo a sectores prioritarios.
Para el ministro de Agricultura la solución al tema de las licencias de importación no debe pasar por una prohibición de esos permisos, sino por su regulación. Osmar Benítez resaltó que en algunos casos, como el de la leche, las licencias buscan cubrir una demanda que el mercado local no está en capacidad de satisfacer, por lo que no hay riesgo de que esas importaciones acaben con la producción nacional.
“Yo puedo regular, pero no me hablen de prohibir. Además, en un país que consume 1,000 millones de litros de leche y que está produciendo 850 millones, están faltando 150 millones. ¿Qué hacemos? ¿Dejamos que el precio de la leche al consumidor se dispare o que el pueblo dominicano pase hambre?”, se preguntó.
Recordó que el DR-Cafta establece compromisos a través de accesos a los mercados de Centroamérica y Estados Unidos con licencias automáticas y que el acceso preferencial es igualitario entre las países incluidos en el acuerdo. Por el lado de las licencias de importación fuera del esquema de DR-Cafta, Benítez dijo que hubo un cambio hacia un mecanismo de adjudicación pública que otorga transparencia al procedimiento a través de la bolsa agrícola.
El ministro de Agricultura negó que se estén importando más productos de los que necesita el país, en detrimento de la producción local. Aseguró que se traen las mercancías que hacen falta y bajo una programación, precisamente para no afectar los procesos productivos agropecuarios locales. “No se trae de más”, resaltó el titular agrícola.