Quién es "Macaco", el exjefe paramilitar Colombiano que huyó a RD


Santo Domingo, RD.- Miembros de la Policía Internacional (Interpol) arrestaron a Carlos Mario Jiménez (Macaco), exjefe paramilitar de Colombia considerado uno de los narcos más temibles de esa nación sudamericana, y quien intentó escapar a República Dominicana luego de cumplir 11 años tras las rejas en Estados Unidos.

Jiménez nació en Envigado, Antioquía, el 26  de febrero de 1966, en el seno de una familia de bajos recursos. Su constante inquietud en esa época llevaron a que familiares y amigos lo apodaran ‘Macaco’. 

No acabó los estudios porque desde muy joven se involucró en el narcotráfico, uniéndose en su adolescencia al entonces poderoso cártel del Norte del Valle que ocupaba el municipio El Dovio, Colombia, según consta en informes del FBI.

En 1990 tuvo que abandonar el cartel y huir de esta zona, presionado por las FARC, que también tenía su territorio guerrillero en esta región. Luego de esto se estableció en la subregión del Bajo Cauca, donde empezó a administrar una finca llamada La Esmeralda.

Ya instalado en la zona, comenzó a apoyar a grupos armados y permitir que su finca se convirtiera en la base del  grupo paramilitar de la región, el Bloque Central Bolívar (BCB), que era liderado por los hermanos Carlos y Vicente Castaño.

En 1998 se convirtió en líder de la BCB, cuando les entregó una suma de 5 millones de dólares a los hermanos Castaño, quienes necesitaban el dinero para la expansión de su nuevo grupo Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Asimismo, los Castaño le cedieron a Jiménez el mando de parte de los hombres de las AUC en diferentes regiones del país.

Fue así como Jiménez y la BCB se empezaron a extender por varias regiones de Colombia consolidando un frente común en gran parte del este y sur del país. 

Para 2001 ya era tal el poder de Jiménez, que el propio Carlos Castaño se vio forzado a renunciar a la comandancia de la AUC y reformarlo bajo el liderato de nueve comandantes de los Cuales Macaco tenía completa hegemonía.

En 2003 Jiménez ofició como negociador en el proceso de paz entre el gobierno de Álvaro Uribe y las autodefensas. El 12 de diciembre de 2005,, se desmovilizó junto a casi 2,000 miembros de su estructura paramilitar. 

Sin embargo, el proceso de paz lo obligó a comparecer ante la justicia, y en pocos meses ya tenía varios señalamientos en su contra por delitos como narcotráfico, masacres, asesinatos selectivos, robo de tierras entre otros.

No obstante,  en el año 2008 fue extraditado a los Estados Unidos, quien solicitaba al narcotraficante para juzgarlo por enviar toneladas de cocaína hacia ese país, a pesar de una ardua polémica judicial y política, pues representantes de las víctimas pidieron a la justicia que no lo extraditara para evitar que se interrumpiera el proceso de justicia en su contra. 

Macaco fue extraditado y condenado a 33 años de prisión, pero el Bureau Federal de Prisiones de Estados Unidos anunció su puesta en libertad.

Según los informes, Macaco habría colaborado con la justicia estadounidenses ofreciendo información sobre otros delincuentes vinculados, principalmente, con el narcotráfico. Eso le permitió recibir una notable rebaja de pena de 33 a ocho años, la cual cumplió este Julio. 

Sin embargo, tras quedar en libertad, compró un vuelo de avión para salir hacia República Dominicana. Migración Colombia se dio cuenta del movimiento migratorio y, en coordinación con otras autoridades, le pidió a sus homólogos del país que lo admitieran  y que no lo sacaran para Estados Unidos, sino para Colombia, según informa el medio colombiano El Tiempo.

En el país lo estaban esperando con una orden de captura por los delitos de homicidio agravado, conspiración para delinquir y homicidio en persona protegida. Esto le significaría una condena de hasta 40 años.

Mario Jiménez vino al país en el vuelo 1337 de American Airlines, procedente de Miami, Estados Unidos.

El exjefe paramilitar colombiano llegó el viernes y fue trasladado a su país por el propio jefe de la Interpol en la República Dominicana el pasado sábado en el vuelo 251 de la línea aérea Avianca, con destino a Bogotá, Colombia.

@listin