NADIE DA NADA A CAMBIO DE NADA: SEUDO FILANTROPIA POPULAR

Imagen tomada de http://poderydinero.mx






Por.- Adam Almonte

Parecería muy dura esta sentencia, pero en los últimos tiempos he observado que se trata de una cruel  realidad que se vive en nuestro país y en el mundo, “nadie da nada a cambio de nada”, siendo el epicentro de esta afirmación el sector político y empresarial.

Cuando observamos ciertos personajes participando activamente en diferentes escenarios comunitarios, gestionando y llevando ayudas, organizando eventos, y ser el epicentro de la opinión pública, nos lleva al punto de desconfiar de su generosidad, porque, olvídense, que tarde o temprano se “tira” como candidato para algún cargo de elección popular, aunque,  debo reconocer que no todos son así, solo el 99% por no exagerar.

Esta falsa acción filantrópica  no solo se ve en el escenario político dominicano, sino también en escenarios internacionales, por poner un ejemplo de los muchos que conozco, traeré a colación el mas reciente, el hombre más “rico” del mundo (De dinero porque dudo que tenga algo más útil) el propietario de Amazon,  Jeff Bezos,  donó recientemente la suma de dos  mil millones de dólares para los “pobres”, donación esta que le  permitirá pagar menos impuestos.

La realidad es que estas  personas “seudo filántropas” juegan con la necesidad y las esperanzas de los más desfavorecidos, para obtener al final un beneficio particular, ya sea económico, social o político, convirtiéndose en héroes populares.  Lo peor de todo esto, es que la gente sabe y esta consiente que lo están cogiendo de pendejo, pero,  ¿A quién no le gusta que le den? De lo que se trata es que estas personas han descubierto que un alto porcentaje de la población no hace nada por sí misma  y esperan que otro venga a resolverle su vida.

No obstante a esta realidad, debo de reconocer que existe gente buena, de buen corazón, que se desprenden desinteresadamente de lo que tienen para ayudar al prójimo, pero estas personas siempre se mantienen en el anonimato.

De manera particular, considero que fomentar esta práctica (Seudo Filantropia) obsoleta y clientelar, nos sumerge cada día más en el atraso y dependencia de quienes dicen ser nuestros salvadores, aunque me tilden de idealista y me crucifiquen como Jesús en la cruz o me digan que eso siempre ha sido así, considero que las cosas deben cambiar y esto solo cambiará el día  en que nosotros mismos cambiemos nuestra forma de pensar, y siendo realista, no creo que es día este muy cerca, mientras tanto,  ¡Que siga la fiesta!