Dirección General de Desarrollo Fronterizo-DGDF- y el PNUD coordinan trabajos para documentar el Índice de Desarrollo Humano en la zona fronteriza.

Miguel Bejarán sugirió sean tomados en cuenta otros aspectos que además, reflejen el impacto al medioambiente y la emigración por parte de los residentes de la zona.

Santo Domingo, D.N.- El director general de Desarrollo Fronterizo, Miguel Bejarán, sostuvo una reunión de coordinación con Sócrates Barinas, Economista Senior del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo-PNUD-para la realización de un estudio-diagnóstico que muestre los Índices de Desarrollo Humano (IDH) de los residentes de la zona fronteriza, con el propósito de identificar las políticas públicas que posibiliten su desarrollo.

La subdirección técnica de la dirección general de Desarrollo Fronterizo-DGDF- ha estado tras la concretización de este estudio-diagnóstico, a través de Melissa Bretón, Oficial de Desarrollo Humano del PNUD, ya que el mismo aportará la información necesaria que ayudará a focalizar de una forma más efectiva las iniciativas de carácter público tendentes a mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la frontera con Haití. 

Miguel Bejarán explicó que con la información arrojada se diseñarán proyectos de desarrollo en las distintas áreas que inciden  en la vida del individuo residente en la frontera y que si estos exceden el presupuesto de la institución que dirige serán canalizados a través de otras instancias.

Con esta muestra los técnicos del PNUD y la DGDF se disponen a documentar los indicadores de salud, educación e ingresos per cápita de las personas que residen en las localidades fronterizas.

De igual forma, los investigadores trabajarán los índices de Pobreza Multidimensional (IPM) y los Índices de Pobreza por Género (IPG).

El director de Desarrollo Fronterizo sugirió integrar al estudio el impacto medioambiental generado en las comunidades fronterizas, así como también, las causas y consecuencias de la emigración de la parte dominicana.

De su lado, Sócrates Barinas expuso el interés del PNUD en ayudar a dar respuestas a la situación de carencias y privación existentes en la zona fronteriza, al tiempo que sostuvo que las evidencias levantadas a raíz del citado estudio serán la herramienta usada por las entidades dispuestas a generar el desarrollo que se necesita allí, las cuales serán validadas con un memorándum de entendimiento entre ambos organismos. 

Iniciativas como la del Voluntariado Juvenil de la Frontera, que vincula al nuevo liderazgo con las demandas de sus comunidades y el programa de salud visual para los estudiantes de básica e inicial Ver Bien para Aprender fueron bien valorados por el ejecutivo del PNUD, quien dijo además que su meta de trabajo es lograr que el personal técnico del Programa de las Naciones Unidas haga un trabajo de campo que los enlace a las necesidades reales de la gente de la zona fronteriza

Bejarán puntualizó una serie de cuestionantes que a su juicio, ayudarían a los investigadores a conseguir los datos en materia de conexión vial, del tráfico ilícito, del impacto económico de los beneficios que genera el mercado binacional a los residentes de los municipios donde estos se desarrollan, si la provincia Dajabón debe tomarse como modelo frente a las demás localidades fronterizas donde se desarrolla en mercado transfronterizo, entre otras preguntas.

El funcionario gubernamental señaló además, la mano de obra usada en la producción agrícola, de la cual dijo es haitiana en su mayoría, al tiempo que sugirió que para poder equipararla a la dominicana debe aumentarse el nivel de tecnología usada en los cultivos.

En la reunión escenificada en la sede de las Naciones Unidas el titular de la institución rectora del desarrollo de la zona fronteriza estuvo acompañado del subdirector técnico, Nicolás Ortega, de su asistente personal, Samuel Molina y del encargado de Comunicaciones de la DGDF, Alexis Puello.