¿Es correcta la estrategia de acorralar a Leonel Fernández?



Por Daygorod Fabián Sánchez
El Autor es Educador y Comunicador Social de Villa Vásquez 

La maquinaria de propaganda que usa el gobierno, más allá de las críticas esgrimidas por los que adversan esta metodología, logra re-direccionar la opinión y los temas ejes del día a día de la ciudadanía. Cada año, con dinero del erario, se sufragan cientos de miles de programas de radio y televisión, además de generar tendencias en las redes sociales. La finalidad de ésta técnica (clientelar) es opacar lo que posiblemente afecta al gobierno y resaltar las cosas positivas del mismo.

Todo/a comunicador/a que tenga vínculos económicos con el gobierno se le coloca una exacción, consistente en lealtad y pronunciamientos complacientes con las políticas públicas, buenas o malas. Desde un tiempo hacia acá esa red de receptores de publicidad gubernamental u otra dádiva del estado son objeto de las melifluas noticiosas; no deben tratar con radicalismo al gobierno pero si a todo el que lo adversa.

Un grumo perteneciente al PLD y que regenta el gobierno observa al expresidente Fernández como la oposición interna y externa. La forma más típica, común y maquiavélica de enfrentar al opositor es descalificándolo, no importando la veracidad o legalidad de los argumentos que éste presente. De hecho el Presidente Medina esquilmó dentro de sus estrategias, con o sin conocimiento, la figura de Fernández, lo que le permitió continuar en el poder en el balotaje electoral del año 2016.

Antes de continuar me gustaría aclarar un punto. Éste escrito no quiere presentar a Fernández como una víctima. Particularmente pienso que no hay un argumento que sustente el por qué Leonel debe volver al poder. Mi única finalidad consiste en plantear a manera de tesis lo que podría hacer Fernández si se ve acorralado.   

¿Hay razones para acorralarlo?

Desde el ángulo de los que usufructúan las mieles del poder o que le temen a una persecución (política o judicial) luego del año 2020, si existen razones. La sociedad exige fin de la impunidad, Fernández ha sufrido pellizcos jurídicos y políticos que no han sido olvidados y por si se les olvidan se los recuerdan Fernando Fernández o Franklin Almeyda; por lo tanto puede que de Leonel volver a ser presidente éste inicie una caza jurídico-política adoptada como su nuevo bártulo.

Las redes sociales han servido para construir otra verdad. Existe una ideada por las políticas comunicacionales del gobierno y otra fundamentada en todo aquel que se siente descontento con la gestión actual. Fernández usa la segunda para ganar simpatizantes, pero a la vez acrecienta el espectro de oposición al gobierno.

¿Qué tal si lo acorralan?

En los momentos actuales el PLD sufre una baja, natural en un partido con tantos años en el poder, que le impide ser objeto de una división. Su principal tema debería ser la unidad partidaria y la cohesión en torno a una figura que garantice el triunfo en el proceso electoral venidero. Ni Leonel Ni Danilo tienen más del 50% en el electorado según las encuestas, por tanto ambos, al final del día se necesitan.

El problema está en que de guiarse la maniobra hacia la dirección de eliminar moral y políticamente a Leonel, esto le crearía un cerco que le deja una sola vía de acceso: pelear. La pelea obviamente no sería dentro del PLD, ya que ahí fue (en caso futuro) que lo cercaron. Éste optaría (posiblemente) por formar su propio proyecto en otra agrupación partidaria, dividiendo al PLD, cosa esta que no le conviene al partido de Bosch.     

Correo: fabiandaygorod@gmail.com
Whassapo: 829-319-0577