El laboratorio Merck solicitó en EEUU la autorización para su píldora contra el COVID-19 - Montecristi Al Dia

Mobile Menu

Top Ads

Mas Noticias

logoblog

El laboratorio Merck solicitó en EEUU la autorización para su píldora contra el COVID-19


El gigante farmacéutico estadounidense Merck, de la compañia MSD, informó el lunes de que ha solicitado a las autoridades sanitarias de Estados Unidos la autorización de uso de emergencia de un medicamento de vía oral para tratar el COVID-19.


El comprimido se llama molnupiravir, “un medicamento antiviral oral en fase de investigación para el tratamiento del COVID-19 de leve a moderado en adultos que corren el riesgo de evolucionar a COVID-19 grave y/o de ser hospitalizados”, dijo la empresa en un comunicado.


Si es aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) -una decisión que podría tomarse en cuestión de semanas-, sería la primera píldora demostrada para tratar el COVID-19. Todas los demás tratamientos contra la enfermedad respaldados por la FDA requieren una inyección o una vía intravenosa.


Una píldora antiviral que la gente podría tomar en casa para reducir sus síntomas y acelerar su recuperación sería un avance trascendental que reduciría la carga sobre los hospitales estadounidenses y ayudaría a combatir brotes en países más pobres con sistemas médicos vulnerables, aunque su precio no es barato. También reforzaría la estrategia en dos frentes de la pandemia: el tratamiento con medicación y la prevención, sobre todo a través de vacunas.


La FDA estudiará los datos de la compañía sobre la seguridad y efectividad del medicamento antes de tomar una decisión. Merck y su socia Ridgeback Biotherapeutic dijeron haber pedido específicamente que la FDA autorice el uso de emergencia para adultos con casos de leves a moderados con riesgo de desarrollar un cuadro grave o ser hospitalizados.


“El valor aquí es que es una píldora, por lo que no tienes que lidiar con los centros de infusión y todos los factores alrededor de eso”, dijo el Dr. Nicholas Kartsonis, un vicepresidente senior de la unidad de enfermedades infecciosas de Merck. “Creo que es una herramienta muy poderosa para añadir a las opciones”.


La empresa informó a principios de este mes de que la píldora reducía a la mitad las hospitalizaciones y las muertes entre los pacientes con síntomas tempranos de COVID-19. Los resultados fueron tan contundentes que los expertos médicos independientes que supervisaron el ensayo recomendaron suspenderlo antes.


Los efectos secundarios fueron similares entre los pacientes que recibieron el fármaco y los de un grupo de prueba que recibió una píldora ficticia. Pero Merck no ha detallado públicamente los tipos de problemas registrados, que serán una parte clave de la revisión de la FDA.


Las autoridades estadounidenses siguen promoviendo la vacunación como la mejor manera de protegerse contra el COVID-19. Sin embargo, dado que unos 68 millones de estadounidenses que cumplen los requisitos siguen sin querer vacunarse, la eficacia de los medicamentos será fundamental para controlar futuras oleadas de infección.


Desde el comienzo de la pandemia, los expertos en salud han insistido en la necesidad de una píldora conveniente. El objetivo es conseguir algo similar al Tamiflu, el medicamento contra la gripe que lleva 20 años funcionando y que acorta la enfermedad en uno o dos días y atenúa la gravedad de síntomas como la fiebre, la tos y la congestión nasal.


Tres medicamentos con anticuerpos autorizados por la FDA han demostrado ser muy eficaces para reducir las muertes por COVID-19, pero son caros, difíciles de producir y requieren equipos especiales y profesionales sanitarios para su administración.


Suponiendo que la FDA los autorice, el gobierno estadounidense ha acordado comprar suficientes píldoras para tratar a 1,7 millones de personas, a un precio aproximado de 700 dólares por cada tratamiento. Eso es menos de la mitad del precio de los fármacos contra los anticuerpos adquiridos por el gobierno estadounidense -más de 2.000 dólares por infusión-, pero sigue siendo más caro que muchas píldoras antivirales para otras enfermedades.


Kartsonis, de Merck, dijo en una entrevista que la cifra de 700 dólares no representaría el precio final del medicamento. “Fijamos ese precio antes de tener datos, así que es sólo un contrato”, dijo Kartsonis. “Obviamente, vamos a ser responsables al respecto y a hacer que este medicamento sea accesible al mayor número posible de personas en todo el mundo”.


Merck, con sede en Kenilworth (Nueva Jersey), ha afirmado que está en conversaciones de compra con gobiernos de todo el mundo y que utilizará una escala de precios basada en los medios económicos de cada país. Además, la empresa ha firmado acuerdos de licencia con varios fabricantes indios de medicamentos genéricos para producir versiones de bajo coste del fármaco destinadas a los países con menores ingresos.


Otras empresas, como Pfizer y Roche, están estudiando fármacos similares y se espera que presenten resultados en las próximas semanas y meses. AstraZeneca también está buscando la autorización de la FDA para un fármaco de anticuerpos de acción prolongada destinado a proporcionar meses de protección a los pacientes que padecen trastornos del sistema inmunitario y no responden adecuadamente a la vacunación.


Con el tiempo, algunos expertos prevén que se prescriban varias terapias de COVID-19 en combinación para proteger mejor contra los peores efectos del virus.


(Con información de AFP y AP)